martes, 11 de noviembre de 2008

La erosión

La combinación de los efectos del clima y la actividad de los seres vivos genera un desgaste constante de las rocas conocido como erosión o meteorización. Este lento pero poderoso agente geológico es uno de los principales modeladores del relieve.
Definición
La erosión es un proceso de desintegración paulatina de las rocas y otros materiales que forman la superficie de la corteza terrestre. El transporte posterior de los minerales erosionados, generalmente disueltos en agua, es un potente generador de suelos y constituye el primer paso para la formación de rocas sedimentarias (ver t9).
La meteorización es un proceso lento y natural que sucede de manera constante y que forma parte de la dinámica geológica de nuestro planeta. Sin embargo, el aumento de la erosión en ciertas regiones, debido a la actividad humana o a cambios en el clima, supone una seria amenaza para el equilibrio ecológico de las zonas afectadas.

Responsabilidad de la temperatura y las precipitaciones en el proceso erosivo.
Tipos

En líneas generales, se distinguen dos tipos principales de erosión:

Meteorización mecánica o física: rotura de las rocas al separarse los minerales en sus zonas de conexión más débiles (grietas o diaclasas). Se produce gracias a la acción de agentes diversos, como el hielo, las sales cristalizadas, las raíces de las plantas y la acción de animales y seres humanos, o por efecto de procesos mecánicos, como la abrasión y los cambios de temperatura.

Meteorización química: es un sistema de mayor complejidad, ya que se basa en las reacciones químicas que se producen entre los minerales de la roca y ciertas sustancias presentes en el agua y el aire. Los mecanismos principales son tres:

Disolución: los minerales solubles se disuelven en agua y son arrastrados.

Oxidación: el oxígeno disgrega los minerales al combinarse con ciertos elementos.

Hidrólisis: la molécula de agua se descompone y sus átomos reaccionan con los de los minerales de las rocas, formando nuevos compuestos.


Agentes erosivos

Como hemos visto, varios agentes naturales guardan relación con los procesos erosivos, tanto desde el punto de vista físico como químico. Los más importantes son los siguientes:

Agua: es el principal protagonista de la meteorización natural. Actúa como abrasivo (partículas flotantes) y disolvente, participa en la disolución y depósito de las sales y genera reacciones químicas tanto por hidrólisis como por oxidación. Por otra parte, el agua que se infiltra en las grietas de los minerales, al helarse, actúa como una palanca que puede romper la roca en pedazos. Además es el principal medio de transporte de las sustancias disueltas.

Aire: el viento transporta partículas sólidas en suspensión que actúan como una verdadera lija sobre la superficie de las rocas. Además, diversos gases atmosféricos, algunos naturales y otros procedentes de la actividad industrial, reaccionan químicamente con los minerales de las rocas. Como elemento de transporte, el viento ocupa una posición secundaria en relación con el agua.

Clima: relacionado con la congelación del agua, el clima participa en la meteorización, sobre todo por medio de los cambios bruscos de temperatura, que dan lugar a un proceso de dilatación y contracción que puede disgregar la roca. El mecanismo erosivo se acelera si los minerales de la roca reaccionan de modo diferente ante las temperaturas.

Sales: las sustancias salinas transportadas por el agua, al acumularse en las grietas, tienden a cristalizar, proceso químico que genera una dilatación similar a la del hielo, con efectos parecidos.
Actividad biológica: las raíces de las plantas, que penetran a través de las grietas rocosas, constituyen un importante elemento erosivo en zonas de mucha vegetación. Menor resulta el efecto meteorizador de los animales.

Actividad humana: las obras y construcciones del ser humano han constituido desde siempre un agente erosivo de cierto nivel. En la actualidad, la emisión de productos contaminantes a la atmósfera ha aumentado el potencial de meteorización química de la atmósfera. Buen ejemplo de ello es el denominado «mal de la piedra», que produce importantes deterioros en los edificios.

Hidrólisis: la molécula de agua se descompone y sus átomos reaccionan con los de los minerales de las rocas, formando nuevos compuestos.

Las raíces de los árboles producen erosión en el terreno pero, al mismo tiempo, la vegetación protege el suelo de la acción de otros agentes erosivos más potentes. La pérdida de la cubierta boscosa acelera la erosión del terreno y convierte zonas fértiles en desiertos.
«« Las rocas sedimentarias
El tiempo geológico »»
Los suelos
Los suelos, elemento de vital importancia para la agricultura y otras actividades, son un producto de la meteorización de las rocas. Los materiales erosionados se acumulan, tras su transporte, en las zonas bajas, formando extensiones de material suelto muy propicias al desarrollo de especies vegetales. Existen numerosas variedades de suelo, y su composición depende tanto del tipo de roca erosionada como de las formas en que se produjo la erosión.

Laerosión subterránea

Paisaje granítico erosionado por la acción del agua y el hielo.
Aunque la mayor parte de la erosión tiene lugar en la superficie, existe un tipo de meteorización subterránea producida por las corrientes de agua que circulan por el subsuelo.

Laerosión y el medio ambiente
El ritmo actual de erosión del terreno ha aumentado hasta niveles nunca alcanzados en el pasado. La causa principal es la desforestación de extensas zonas de la superficie terrestre. Al desaparecer la cubierta vegetal protectora, los agentes erosivos realizan su trabajo con mayor intensidad, y sus efectos pueden ser devastadores. De hecho, amplios territorios de todo el mundo, antiguamente zonas fértiles, se enfrentan en la actualidad al riesgo de quedar convertidos en desiertos si no se toman medidas de urgencia.

1 comentario:

La_morocha_del_cerro dijo...

mira no encontre lo q estaba bucscando pero igual sta bueno,pero tendrian que buscar lo q esta buscando cada persona.
los felicito